martes, 8 de enero de 2013

LA CAMPANA





Existe un silencio estridente,
un silencio tenso o de paz,
de conspiración, de misterio.
Un falso silencio obstinado,
melancólico y clamoroso.
Convocándome al llanto y a la
dicha que el rumor del viento trae
-ora en quejidos, ora en júbilos-.
Corazón de metal, latido  
seco, lengua de frío bronce
que lame el aire. Rumorosa
y veloz huye en pos del viento,
hasta el éter y acuna el
color de los sueños. Escapan
melodías en sus tañidos
acentuando ecos de metal.
Son que seduce atardeceres.
Anunciadora de sucesos.
Místico rumor de maitines.
Mágico toque celestial.
¡Dobla por la ilusión ganada!
¡Tañe por la esperanza ciega!
¡No duermas en el gris silencio!
¡Anuncia en el alba con tu eco,
el resplandor de un nuevo día!


No hay comentarios:

Publicar un comentario