jueves, 28 de febrero de 2013

INVENCIBLE


"Doy gracias a Dios por mi alma
grande e inconquistable,
soy amo de mi destino,
soy capitán de mi alma"(W.E, Henley)


En este agujero oscuro
en el que mi mente habita,
no hay espacio ni lugar
para un soplo de alegría.

Ni una rendija de luz
se asoma a este negro pozo,
ni un rayo de luna llega
para iluminar mis ojos.

Solo el frio de la noche
y la soledad impuesta,
ocupan algún espacio
en esta infinita espera.

Pero mantengo invencible
en mi alma y mi corazón,
la llama de la palabra
infundiéndome valor.




1 comentario:

  1. Me gusta este poema, Rosa. Y me gustan también los anteriores, intimistas, llenos de emoción enredada en imágenes. Deseo que nadie, lejos de habitar en la oscuridad, reciba siempre la luz de la alegría. Esperanza susceptible de hacerse realidad, pues los versos son capaces de aventar los nubarrones más densos y hacer que salga el sol en el corazón de quienes merecen lo mejor.

    ResponderEliminar