martes, 18 de febrero de 2014

TOLEDO

I

Ciudad en el tiempo anclada;
impregnada de arte y de magia,
de noble historia y bandera.
y por el Tajo abrazada.

Un águila se ha posado
en tu escudo para siempre.
Imperial nombre te ha dado,
ciudad serena y valiente.

El Greco pintó tus calles,
tu río y tus cigarrales,
la nobleza de tus gentes,
la belleza de tus valles.

Colorean tus colinas,
cientos de verdes olivos,
alternando con encinas
sus frescas sombras perpetuas.

Tu techo, cielos azules,
Tu horizonte, verde manto.
Rosa que nace, tu aroma,
pájaro pardo, tu canto.

II

Cantando me lo decía
llorando me suplicaba:
Regresa a mí cuando quieras,
mientras yo la abandonaba.
Toledo de mi añoranza,
ciudad por mí señalada.

Cuando quiero estar a solas
o me siento desdichada.
Ciudad de recogimiento,
arte en las calles y plazas,
belleza para los ojos,
tú a mí nunca me rechazas.
Vuelvo a ti para quedarme,
ciudad en mi alma arraigada.
Ábreme por fin tu puerta
y abrázame con tu río.





No hay comentarios:

Publicar un comentario