jueves, 26 de febrero de 2015

LA ESPERA



Sin aptitudes para resistir en la espera,
entregó su cuerpo al vaivén de un suicidio voceado.
¿Por qué lo hizo? Solo él lo sabe.
Todo lo tenía de ella menos su libertad,
¿Y quién dispone de ella plenamente?
¿Acaso él, acaso alguien es libre?

Arrastrando su cuerpo entre multitudes
anduvo perdido, buscándola, pensando en ella
hasta que creyó reconocerla entre la gente.
Se acercó y probó su alma, su olor, su risa,
solo así volvió la luz y regresó de la oscuridad
en la que estaba sumido.

Solo así, encontró lo que creía buscar
pero con otra forma, con otra voz, con otros ojos.
con otras palabras, con otro nombre.
La espera le recompenso pero con otros labios,
otros besos, otras caricias.
Fue así como acabo la búsqueda, pero sin ella,
aunque con la libertad a la espalda.
Nunca se olvidaron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario