lunes, 10 de agosto de 2015

A HORCAJADAS

Óleo de Eva Córdoba Calderón


Te acercaste en sueños a besarme,
en mi cuerpo deposité tus labios
y abrasaban.
Aún flamean huellas en el aire
porque mi cuerpo inerte,
gélido sucumbe sin tus besos.

A horcajadas sobre tu dorso
mis dedos índices recorren tu espalda
avivando la llama del deseo.
Aposentada sobre tus nalgas
fluyen como ascuas crepitantes
por todo tu ser.
Tú, reposas la cabeza sobre tu antebrazo izquierdo.
Yo, escribo una y otra vez en tu superficie lumbar

Te amo
  Te amo
   Te amo.

En grisalla sobre un lienzo
alguien plasmó nuestros torsos
que, delirantes, anhelaban unirse
en un interminable abrazo.
Ya, fundido nuestro espíritu
en pinceladas húmedas...
como nuestra piel,
la eternidad se cobijó en nosotros.





















No hay comentarios:

Publicar un comentario