sábado, 8 de agosto de 2015

PALABRAS PARA LA CONCORDIA


                                   Cuando aprendamos a  reconocernos                             
en otros rostros o en otras ciudades,
cuando la suma de nuestras verdades
llegue de tal manera a enternecernos

y queramos que pasen los infiernos,
desaparezcan las atrocidades
de miseria, dolor y  soledades,
cuando se alejen todos los inviernos

y una rama de olivo en nuestra boca
corte el aliento a nuestros semejantes,
cuando  las cargas sean agobiantes

y nublemos a Caín de la memoria.
Se alzará entre nosotros inequívoca,
entonces, la verdad de la victoria.









No hay comentarios:

Publicar un comentario