miércoles, 26 de agosto de 2015

UN ÁNGEL

Cuando un ángel desciende de su universo
de nubes dulces de algodón, de aromas de vainilla,
de sabores de fresas y nata.        
Cuando se descuelga a lomos de su caballo de sus cielos
de héroes y villanos, de príncipes y princesas,
de piratas y corsarios.
Cuando levemente se posa en tu entorno
y te mira con ojos de miel y canela,
te sonríe con labios de chocolate y dientes de azúcar.
Cuando te escucha, como se escucha
la primera vez que asomas a la luz de la vida,
y bebe con sed tus palabras tratando
de grabarlas por vez primera vez en su blanca imaginación.
Cuando todo eso sucede…
y se mece en tus brazos dándose un chapuzón de alegría
y tú le recibes como el mar recibe al sol y a la luna,
como se recibe a un peluche de terciopelo
al que no liberarías nunca de tu abrazo.
Cuando todo eso sucede…
regresas a tu mundo infantil junto a él,
te columpias en su risa y felicidad que es la tuya,
y volando de su mano atraviesas el tiempo
que en un abrir y cerrar de ojos te renueva.
Cuando todo eso sucede…
la dicha más completa se apodera de ti
y te invita a recorrer con él su universo infantil
de sueños de caramelo y leyendas de casita de chocolate.



No hay comentarios:

Publicar un comentario