viernes, 21 de agosto de 2015

UN BESO




óleo de Teresa del Pozo
Enmarcadas en la humedad del lienzo
como fauces sedientas de deseo,
nuestras bocas intentan aunarse.
Labios teñidos de rojo
en llama de ardiente delirio se buscan.
Como mariposas transitan mi cuerpo,
los besos que en tu boca hallarán cobijo.

Mis ojos rendidos se cierran,
los tuyos acechan y anhelan los míos
con la incontenida pasión
de fundirnos en un océano de escarcha y fuego
en el que pereceremos anegados.
¿Qué encierra la fuerza de un beso?
¿Qué energía misteriosa recorre todo mi ser?

Como un rio se desborda en deseo
de vaciarse en el mar, así nuestros labios
pretenden licuarse, predestinados
a morir rebosantes de pasión en este beso.













No hay comentarios:

Publicar un comentario