miércoles, 30 de septiembre de 2015

INVIERNO








Destella en los tejados, la luz que el agua olvida.
Las gotas irisadas se posan en las calles
y la humedad envuelve el día con sus brazos.

Llueve

Está  lloviendo gris sobre los árboles,
sobre los corazones olvidados,
sobre mi cielo azul, bajo mis párpados.
En las aceras y en las despedidas.

No cesa de llover

En los tristes poemas de este libro,
en el reflejo, amor, de los cristales.
En tu pelo agrisado, en nuestras manos
que nos hablan apenas sin rozarse.

Llueve

Sigue lloviendo triste en las palabras
que van seguidas a una despedida.
En el olvido, la traición, las cosas
que dejamos atrás en nuestra huida.

No cesa de llover

Tú crees en lo hermoso de la vida,
yo solo veo el frío del invierno.
Tú crees en el amor, yo en el olvido,
porque puedo vivir sin los recuerdos
que olvidare mañana sin remedio.

Tú te engañas así, de esa manera,
yo prefiero engañarme poco a poco,
al igual que la lluvia que nos cala,
olvidando que un día fuimos todo.

Llueve en la primavera del amor que sentimos.
En las largas esperas, en todas las esquinas.
En las palabras dulces, en las tiernas caricias.

No cesa de llover en las promesas.











No hay comentarios:

Publicar un comentario