miércoles, 30 de septiembre de 2015

LA LUNA SOBRE TOLEDO



La luna llena, entre olivos,
va caminando a Toledo,
vaga perdida entre sombras
sin poder ver su reflejo.

Las estrellas la acompañan
de cortejo en su periplo,
iluminando la noche
y el verdor de los olivos.

Con su traje anaranjado
y envuelta en un velo blanco,
desde el Puente de Alcántara,
su perfil mira en el Tajo.

“Soy la novia de Toledo
¿Y los pinceles del Greco?
Para que me plasme duermo,
acunándome en su espejo,

con mi corte de luceros,
y mi traje plata y negro.
cruzando los olivares,
caminando de muy lejos”

Al contemplar tanta magia,
la Catedral y el Alcázar,
rendidos a su belleza,
la retienen en sus plazas.

En la penumbra del campo,
en la oscuridad del alma,
a mí me alumbra cual faro
para encontrar la mañana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario