martes, 2 de febrero de 2016

HORA DE ÍRSE


Donde habitaba la luz, habitan las tinieblas,
nada es cierto ni probable.
Como fantasmas macilentos,
los crespones de la indiferencia cubren los espacios
señalando el lugar que ocupó la ilusión.
Ha llegado el momento de partir:
hora de irse, sin aspavientos,
sin nada que esperar.
Es la ocasión de escapar; de buscar nuevas sendas,
de respirar profundo aunque el aire te hiera,
de renovar estancias viciadas de preguntas,
donde nada se cuestione y aletee la alegría.

¡Despiértate!-me digo-y escucha tu silencio,
acuérdate del día en que todo era placidez
y piensa en el mañana, no olvides tu sonrisa,
no entierres tu cabeza bajo esa indiferencia.
Aunque duelan los párpados;
aunque solitaria y callada, duela la noche
y a la ventana asome la luna hiriente,
atraviesa la puerta y derriba los muros
que te aíslan y apresan,
escapa cuanto antes de la fatalidad.
Puede que un día festejes que no te resignaras
a vivir entre ruinas, a morir día a día
¡Despiértate!-me digo-no mires hacia atrás.

3 comentarios:

  1. Es un cuadro precioso a mí me gusta muchísimo

    ResponderEliminar
  2. Dije que los girasoles es un cuadro muy bonito pero más bonita es la pintora que con sus ágiles manos lo pinto con su amor y gusto para hacer te quiero

    ResponderEliminar