viernes, 24 de febrero de 2017

CUPIDO



Apenas reconozco mis palabras
cuando escucho mi voz como un lamento,
que acuchilla el silencio de un momento
y pide que sin más tus puertas abras.

No te pediré más. Nunca sabrás
por qué motivos negué mi alimento,
por qué mi vida sufre este tormento,
hasta que tu alma a mi razón entreabras.

El vértigo del tiempo nos juzgaba,
promesas recorrían nuestras venas,
palabras que gastadas tibiamente,

engañaban la mente o simplemente
es que sonaban tristemente ajenas
cuando Cupido flechas disparaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario